Arquidiócesis comunidades alianza mexico Catholic Fraternity International Catholic Charismatic Renewal Services Santa sede

¿QUÉ ES KOINONÍA?

Se trata de la primera Comunidad Cristiana.
Leemos en primer lugar lo que dice Hechos 2,42-47
Koinonía es nuestro intento de responder al ideal cristiano de la iglesia primitiva. 

Koinonía es la Iglesia. Es la vida en común, aunque todavía la mayoría de nosotros seguimos viviendo la vida cotidiana en este mundo de trabajo. Vivimos comunidad en “Iglesia” (amigos, familia, oración y apostolado) con principios del evangelio, en caridad, sacrificio, servicio heroico y en el transcurso, nos transforma. “Comunidad” denota una “Común unión” de propósitos e intereses. 

Koinonía abandona el “yo”. Al participar en esta relación nos elevamos a un nivel superior que el de solo lo “mío.” Es un nuevo pensamiento superior que resulta en acción (sacrificio, servicio, entrega, abandono) de sus miembros traduciéndose en relaciones mutuamente beneficiosas: “Yo Soy Nosotros… Yo Soy Koinonía”
Koinonía es la unidad que sana la división. Así, la comunidad y la familia quedan estrechamente entrelazadas. Esta unidad común se esfuerza por superar rupturas, división, y, en última instancia, logra la integración de cada uno de los miembros, con su entorno y con su Dios. 

Koinonía es Diakoinía. Al dar el apoyo mutuo, la amistad y la familia se funden. La comunión implica una unidad interior y exterior. “Cuando un miembro sufre…” (1 Cor: 12,26) En ninguna parte en el marco de la comunidad está implícita una jerarquía de mando y control. Aunque hay un liderazgo, la tarea del líder consiste en concentrar la energía, y alinear los intereses, no imponer control. “El que quiera ser el más importante entre ustedes, debe hacerse el servidor de todos, y el que quiera ser el primero, se hará esclavo de todos.” (Mc. 10: 44-45)

Koinonía es Comunión. Caridad, comprensión, servicio, deferencia, etc. Crea un vínculo de hermanos que genera confianza. Células, ágapes, pastoreo personal, al combinarse con los valores de la sabiduría, la virtud, honor y honestidad actúan sobre dos de los temores e inseguridades más profundos de la humanidad: la traición y el sentirse degradado. 

Koinonía es Misión. Siempre adelante impulsando a la comunidad a abrirse, para compartir sus conocimientos con los demás. Evangelizar es compartir el Kerigma con todos, pero también es compartir los logros de la vida comunitaria con los demás, para que todos los barcos se levanten en una marea creciente. 

Koinonía es apostolado. Amor no es amor hasta que se manifiesta en servicio y sacrificio.

Metas y sueños mientras más elevados se manifiestan primero en la mente y luego se llevan a cabo en la realidad. El sentido comunitario del Propósito de Cristo se hace manifiesto.

Por todo ello, la Comunidad debe de vivir en profunda oración, alabando al Señor, reconociendo su poder, adorándole y contemplándole, para que lleguemos así a ser unos con Él, conociendo su voluntad y dejándonos transformar. 
“La multitud de los fieles tenían un solo corazón y una sola alma.” (Hechos 4:32)